Tipos de personalidad

¿Qué significa ser un tigre?

Publicado el
imagen-blog-eneatipo 8-tigre

Los tigres somos, ante todo, carismáticos y apasionados. Conseguimos la atención de la gente y somos inspiración para muchos. Aunque nos cuesta esfuerzo, somos trabajadores obstinados y personas competitivas empeñadas en lograr nuestro objetivo. Como rasgo fundamental del eneatipo 8, nos sentimos realmente cómodos con el papel de líder, de ejemplo a seguir. Esto nos hace mostrarnos invulnerables y raras veces dejamos ver nuestro lado emocional, y no porque no lo tengamos.

Los tigres somos hombres y mujeres “alfa”. Nuestro carisma nos precede y siempre nos llevamos “el gato al agua”. Por tanto, brillamos en campos en los que haya que convencer a los demás: ventas, emprendimiento… Andarse con rodeos es perder el tiempo. Por eso, focalizamos la atención en el objetivo y vamos a por él. ¡Somos adictos a la adrenalina!

Sentimos necesidad por ser visibles, el centro de atención, casi a cualquier precio. Somos intensos y apasionados con la gente que nos rodea y sentimos rechazo por las personas que muestran constantemente debilidad o victimismo.

Nuestro entorno familiar es muy importante para nosotros y acompañarnos de una persona que nos dé su apoyo incondicional, aunque nos cuesta confiar enteramente en otra persona. Somos leales, sentimentales en lo privado y protegemos a quienes más queremos.

 

Los tigres que podemos tomar como referencia son personas artistas, imaginativas, que destacan en sus sectores. La curiosidad de Pablo Picasso, las dos caras de Frank Sinatra, por un lado dura y, por otro, encantadora y la sensualidad de la actriz Kathleen Turner son ejemplos que engloban la personalidad carismática de los tigres.

TRUCOS PARA MEJORAR

Los perfiles tigre podemos llegar a ser posesivos ya que lo queremos tener todo controlado. Además, la imagen que en ocasiones proyectamos a los demás es de arrogancia debido a nuestra obsesión por ocultar sentimientos que nos hagan parecer vulnerables, como el miedo o la culpa. Debemos ser más sinceros con nuestras emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *