¿Qué significa ser un zorro?

imagen-blog-eneatipo7-zorro

Los zorros tenemos una gran habilidad social. Conectamos con facilidad con los demás debido a nuestra amabilidad y generosidad. Somos muy inquietos: necesitamos plasmar nuestro gran entusiasmo por realizar nuevas cosas. Siempre estamos a disposición de los demás, lo que nos convierte en personas serviciales. Somos los más intelectuales del eneatipo 7.

“¿Qué plan tienes para hoy?” Aún resuenan las palabras de nuestros padres cuando apenas pasábamos por casa. Nuestra agenda siempre está llena, no lo podemos evitar. Si no es una reunión, es una quedada en grupo (porque otra cosa no, pero nos encantan las conversaciones) y si no, acudimos a alguna manifestación para defender causas sociales. Somos personas muy comprometidas y no nos importa sacrificarnos por nuestros principios.

Nos encanta estar rodeados de gente. Por eso, nuestra manera de trabajar se basa en el apoyo mutuo. El trabajo es esencial para nosotros, por lo que haremos todo lo que esté en nuestras manos para llegar a un entendimiento siempre con el resto del equipo. De ahí que seamos buenos resolviendo problemas. No se nos escapa ninguna negociación, convenciendo así a los demás de que ambas partes saldrán beneficiadas.

Sólo actuamos sobre seguro. Por ello, antes de tomar una decisión, nos anticipamos a los posibles resultados para que no haya ningún imprevisto. Generamos mucha tranquilidad al resto del equipo al actuar de esta forma tan mental y planificada.

Si tenemos que pensar en algún personaje ficticio con el que sentirnos identificados, ese sería (¡cómo no!) El Zorro o Robin Hood.  La manera que tenían para desafiar a la autoridad en nombre del bien social nos es familiar ya que actuamos de la misma manera.

TRUCOS PARA MEJORAR

 Aprovechando nuestras cualidades sociales, debemos de incentivar a los demás a cambiar la perspectiva de su trabajo. Lo monótono se puede convertir en algo creativo y nosotros estamos capacitados para ayudar a nuestros compañeros a comprenderlo. Además, tenemos que recordarnos que nuestros propios deseos también son muy importantes porque al anteponer siempre las necesidades de los demás a las nuestras, nos frustramos y no acabamos dando el 100% de nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *