Tipos de personalidad

¿Qué significa ser una abeja?

Publicado el
imagen-blog-eneatipo 1-abeja

Ser perfecto o intentar serlo. Ese es el mayor anhelo de una abeja. Somos meticulosos, perfeccionistas e intentamos tenerlo todo bajo control, por el bien de los demás y del nuestro. Nos preocupa no ser lo suficientemente buenos en lo que hacemos, lo que nos lleva a ser unos trabajadores minuciosos con todas las tareas que están bajo nuestra responsabilidad. Previsores y buenos planificadores formamos parte del eneatipo 1 y tenemos gran respeto por los ideales y valores de la empresa.

Agendas repletas, organizadores semanales y post-its en la nevera… Todo es poco para llevar en perfecto orden las tareas a realizar, cuándo deben ejecutarse y cómo deben llevarse a cabo. No nos permitimos retrasos, dejar tareas a medias o emprender proyectos que no alcancen la perfección. Por eso, somos realmente buenos en trabajos de logística, organización, planificación y estrategia de una empresa. Respetamos las reglas del juego y somos honestos con nosotros mismos y con los demás.

En sociedad nos comportamos de forma amable y delicada. Con nuestros compañeros somos cálidos y respetuosos en el trato. Sin embargo, podemos generar un cierto malestar hacia los demás por nuestro nerviosismo. El medio que nos rodea es importante para nuestro bienestar, por lo que siempre intentamos que los que nos rodean estén a gusto.

Es posible que el personaje Monica Geller, de la serie Friends, sea el que mejor refleje el comportamiento de una abeja. Metódica y detallista, Monica Geller transmite confianza y amabilidad. Pero también la fijación de mostrar siempre la mejor versión de sí misma. Por la misma línea, encontramos otros personajes como Alison Parker, de Melrose Place y Kitty Walker, de Brother&Sisters.

TRUCOS PARA MEJORAR

A pesar de que las abejas somos grandes ejecutoras, posponemos el fin de muchas tareas hasta que no llegan al nivel que exigimos. Debemos aprender a relajarnos y, especialmente, a no anticipar las consecuencias negativas de lo que aún no ha sucedido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *